El 26 de agosto del año 2020, un grupo de investigadores informó que una mujer que se contagió de VIH en año 1992 podría ser la primera persona que se cura del virus sin someterse a un arriesgado trasplante de médula ósea o incluso sin tomar medicamentos. A la vez informaron que otras 63 personas que participaron en su estudio y que controlaron su infección sin medicamentos, al parecer el VIH se aisló en el cuerpo de tal manera que no podía reproducirse. El hallazgo sugirió que estas personas podrían haber logrado una “cura funcional”.

Esta
investigación fue publicada en la revista »Nature«, y describe un nuevo
mecanismo mediante el cual el cuerpo puede suprimir el VIH, y que hasta ahora
podemos ver gracias a los avances en la genética. El estudio también ofrece la
esperanza de que un número reducido de personas infectadas que han tomado
terapia antirretroviral durante muchos años también puedan suprimir el virus y
dejar de ingerir los medicamentos, que pueden tener efectos adversos en el
organismo.

 

“El
estudio sugiere que el tratamiento en sí mismo puede curar a las personas, lo
cual va en contra de todo el dogma”, señaló Steve Deeks, experto en el síndrome
de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) de la Universidad de California en San
Francisco y uno de los autores del nuevo estudio.

 

La
mujer llamada Loreen Willenberg, de 66 años, de California, quien ya es famosa
entre los investigadores porque su cuerpo ha suprimido el virus durante décadas
después de una infección comprobada.

 

“Creo
que es un descubrimiento novedoso y relevante”, dijo Sharon Lewin, directora
del Instituto Peter Doherty de Infecciones e Inmunidad en Melbourne, Australia,
acerca del nuevo estudio. “Por supuesto, el verdadero desafío consiste en cómo
intervenir a fin de que esto sea relevante para los 38 millones de personas que
viven con VIH”.

 

Hay
que tener muy claro que el VIH es particularmente muy astuto y difícil de
erradicar pero » NO IMPOSIBLE«. Se inserta en el genoma humano y engaña a la
maquinaria de la célula para hacer MULTIPLES copias. Por naturaleza, el VIH
prefiere merodear al interior de los genes, los objetivos más activos de los
copiadores de la célula huamana.

 

En
muchas personas, con a través del tiempo, el sistema inmunitario caza y atrapa
a las células en las que el virus se ha introducido en el genoma, pero un
análisis intensivo de los participantes de este estudio demostró que los genes
virales podrían estar aislados en determinadas regiones del genoma que están »“bloqueadas
y cerradas”«, y donde no se puede realizar la reproducción, dijo Xu Yu, autora
principal del estudio e investigadora del Instituto Ragon de Boston.

 

Los
participantes en la investigación fueron los llamados controladores de élite,
el uno por ciento de las personas con VIH que pueden mantener el virus bajo
control sin medicamentos antirretrovirales.

 

Es
posible que algunas personas que toman terapia antirretroviral durante años
también puedan alcanzar el mismo resultado, en especial si se someten a
tratamientos que refuerzan el sistema inmunitario, especularon los
investigadores.

 

“Este
grupo único de individuos me proporcionó una especie de prueba del concepto de
que, con la respuesta inmunitaria del huésped, es posible lograr lo que, en
términos clínicos, es una cura”, dijo Deeks.

 

Willenberg
ha formado parte de esos estudios durante más de 15 años. Con excepción de una
prueba hecha hace unos años que identificó una cantidad reducida de virus, los
investigadores nunca lograron identificar el VIH en sus tejidos. Yu y sus
colegas analizaron 1500 millones de células sanguíneas de Willenberg y no
encontraron rastro alguno del virus, a pesar de haber usado técnicas nuevas y
sofisticadas que pueden señalar la ubicación del virus dentro del genoma »NO
ENCONTRRARON RASTROS«.

 

Millones
de células del estómago, el recto y los intestinos tampoco mostraron señales
del virus.

 

“La
paciente podría sumarse a la lista de lo que creo que es una cura, a la que se
llegó por un camino muy diferente”, dijo Lewin.

 

Sin
embargo otros investigadores fueron más cautelosos. “Sin duda es alentador,
pero especulativo”, comentó O’Doherty, viróloga de la Universidad de
Pensilvania. “Necesito más información antes de decir: ‘Vaya, está curada’”.

 

 

Françoise
Barré-Sinoussi, premio Nobel de medicina 2008

 

¿Por qué es tan difícil
obtener una vacuna contra el VIH?

 

La variabilidad genética del VIH es un
obstáculo; otro es la forma en que el virus se almacena en «reservorios» como
los ganglios linfáticos de la región intestinal. La erradicación no será fácil
dado que el virus se mantiene en estos «reservorios» y no se ve afectado por la
respuesta inmunitaria, incluso después de diez años de tratamiento
antirretrovírico. Cuando el tratamiento se interrumpe, el virus se reactiva y
el paciente experimenta una recurrencia de la enfermedad. Hoy hay pruebas de
que la respuesta inmunitaria al VIH se produce mucho más temprano de lo que se
pensaba anteriormente.

 

Es posible que todo quede determinado en
las horas que siguen a la infección. El diagnóstico y el tratamiento tempranos
son muy importantes; puede que ahora estemos tratando a la gente demasiado
tarde. Si podemos comprender mejor de qué manera evoluciona la infección en el
huésped, entonces podremos trabajar en la obtención de vacunas terapéuticas. La
vacuna debe tener por finalidad bloquear la transmisión de una célula a otra,
pero aún no sabemos cómo hacerlo. Si podemos avanzar en el desarrollo de
estrategias vacunales contra el VIH, estoy convencida de que progresaremos
también en la producción de vacunas contra otras enfermedades. Dijo Barré-Sinoussi.

 

Es importante atacar los ganglios linfáticos
de la región intestinal, es allí donde se encuentran los grandes «reservorios».

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.