Santo Domingo República Dominicana.- Contamos
con
  la Ley No. 53-07 sobre Crímenes y
Delitos de Alta Tecnología. Siempre me ha gustado enfatizar que debemos de ir adecuándonos
de acuerdo a los tiempos y sus demandas legislativas, es responsabilidad del
legislador velar por el buen funcionamiento y actualizaciones de las leyes, con
el fin de tener una sociedad más funcional.



En
esta ley »53-07« tenemos los artículos
 
23 y 24 junto a su párrafo que rezan de la siguiente manera:


Artículo 23.- Atentado Sexual.
El hecho de ejercer un atentado sexual contra un niño, niña, adolescente,
incapacitado o enajenado mental, mediante la utilización de un sistema de
información o cualquiera de sus componentes, se sancionará con las penas de
tres a diez años de prisión y multa desde cinco a doscientas veces el salario
mínimo.

Artículo 24.- Pornografía
Infantil. La producción, difusión, venta y cualquier tipo de comercialización
de imágenes y representaciones de un niño, niña o adolescente con carácter
pornográfico en los términos definidos en la presente ley, se sancionará con
penas de dos a cuatro años de prisión y multa de diez a quinientas veces el
salario mínimo.


Párrafo.- Adquisición y
Posesión de Pornografía Infantil. La adquisición de pornografía infantil por
medio de un sistema de información para uno mismo u otra persona, y la posesión
intencional de pornografía infantil en un sistema de información o cualquiera
de sus componentes, se sancionará con la pena de tres meses a un año de prisión
y multa de dos a doscientas veces el salario mínimo.

Lo
veo de manera aceptable en referencia a los puntos que toca esta
ley; ¡Ahora bien! No está del todo bien, ya que al legislador se le había olvidado
en ese entonces que tenemos el artículo 44 de la constitución Dominicana, el
cual consagra el derecho a la intimidad, el buen nombre, la privacidad etc. Etc.
Por lo que también se debió tomar en cuenta qué  »Compartir imágenes y videos de una persona
contra su voluntad, vulnera estos principios constitucionales, así como el
acoso, hostigamiento y la difusión de contenido sexual en plataformas de
internet o redes sociales«.

¿Dónde está el error? No se tomó en cuenta a
las personas adultas que hoy en día sufren este tipo de aberraciones, ya
que  la difusión de las imágenes y videos
explícitos no
sólo afecta al individuo, sino también a todo su entorno directo,
en ese sentido hacemos un llamado al Congreso Dominicano para que aquél que
grave videos, audios,  fotografíe, imprima o elabore, divulgue, comparta,
distribuya o publique imágenes, videos o audios de contenido íntimo sexual de
una persona que tenga la mayoría de edad, sin su consentimiento, aprobación o
autorización previa por escrito; sea sancionada.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.